12 Tradiciones

Primera Tradición: Nuestro bienestar común debe tener prioridad; la recuperación personal depende de la unidad de NA.

Nuestra Primera Tradición se ocupa de la unidad y nuestro bienestar común. Uno de los aspectos más importantes de nuestra nueva forma de vida es pertenecer a un grupo de adictos en busca de recuperación. Nuestra supervivencia está directamente relacionada con la supervivencia del grupo y de la confraternidad. Para mantener la unidad dentro de Narcóticos Anónimos, la estabilidad del grupo es imperativa, de otro modo la confraternidad entera sucumbiría y el individuo moriría.

Segunda Tradición: Para el propósito de nuestro grupo sólo hay una autoridad fundamental: un Dios bondadoso tal como pueda manifestarse en nuestra conciencia de grupo.

Nuestros líderes no son más que servidores de confianza; no gobernan. Nuestra dirección en el servicio proviene de un Dios de nuestro entendimiento, tanto si hacemos servicio como individuos, como grupo, o como junta o comité de servicio. Siempre que nos reunimos, buscamos la presencia y orientación de este Poder Superior bondadoso que nos dirige en todas nuestras acciones. […]Cuando elegimos a un miembro para que nos sirva en alguna tarea, ejercitamos la confianza mutua.

Tercera Tradición: El único requisito para ser miembro es el deseo de dejar de consumir.

La Tercera Tradición alienta a dejar de juzgar. Nos lleva por el camino del servicio a una actitud de ayuda, aceptación y amor incondicional. […]La adicción es una enfermedad mortal. Sabemos que los adictos que no descubren la recuperación no pueden esperar nada mejor que cárceles, instituciones y muerte. Negarle la admisión a algún adicto o adicta, aunque venga por mera curiosidad, puede ser una sentencia de muerte.

Cuarta Tradición: Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a NA en su totalidad.

Cada grupo tiene completa libertad, excepto cuando su proceder afecta a otros grupos o a NA en su conjunto. Si aseguramos que nuestras acciones estén claramente dentro de los límites de nuestras tradiciones, si nos abstenemos de mandar u obligar a otros grupos a hacer algo, si consideramos las consecuencias de nuestros actos anticipadamente, entonces todo irá bien.

Quinta Tradición: Cada grupo tiene un solo propósito primordial: llevar el mensaje al adicto que todavía sufre.

¿Cuál es nuestro mensaje? El mensaje es que un adicto —cualquier adicto— puede dejar de consumir drogas, perder el deseo de consumirlas y descubrir una nueva forma de vida. Nuestro mensaje es esperanza y una promesa de libertad. Cuando ya se ha dicho y hecho todo, nuestro propósito primordial sólo puede ser llevar el mensaje al adicto que todavía sufre, porque es lo único que tenemos para ofrecer.

Sexta Tradición: Un grupo de NA nunca debe respaldar, financiar ni prestar el nombre de NA a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que problemas de dinero, propiedad o prestigio nos desvíen de nuestro propósito primordial.

Dentro de los límites establecidos por la Sexta Tradición, contamos con una libertad enorme para llevar el mensaje y ayudar a otros adictos. Tenemos unos límites claros, establecidos por nuestra identidad como Narcóticos Anónimos. Si nos encargamos de respetar esos límites, nuestras relaciones externas, en vez de desviarnos de nuestro propósito primordial, mejoran nuestra capacidad de llevar el mensaje al adicto que todavía sufre.

Séptima Tradición: Todo grupo de NA debe mantenerse a sí mismo completamente, negándose a recibir contribuciones externas.

La Séptima Tradición, al animar a nuestros grupos a mantenerse solos, les da la libertad de compartir su recuperación como crean conveniente, sin obligaciones hacia contribuyentes externos. Es más, les brinda la libertad que proviene de la fortaleza interna, la fortaleza que se desarrolla mediante la aplicación de principios espirituales.

Octava Tradición: Narcóticos Anónimos nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear trabajadores especializados.

En ella decimos que no tenemos profesionales, es decir, que no contamos con una plantilla de psiquíatras, médicos, abogados ni terapeutas. Nuestro programa funciona sobre la base de un adicto que ayuda a otro. Si los grupos de NA emplearan profesionales, destruiríamos nuestra unidad. Simplemente somos adictos de igual nivel que de forma gratuita nos ayudamos mutuamente.

Novena Tradición: NA, como tal, nunca debe ser organizada, pero podemos crear juntas o comités de servicio que sean directamente responsables ante aquellos a quienes sirven.

Los grupos de NA se unen entre sí y combinan sus recursos para crear juntas y comités de servicio que les ayuden a cumplir mejor con su propósito primordial. Esas juntas y comités no se organizan para gobernar a Narcóticos Anónimos, sino para cumplir fielmente con la tarea encomendada por los grupos a los que sirven.

Décima Tradición: NA no tiene opinión sobre cuestiones ajenas a sus actividades; por lo tanto su nombre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.

Hay un gran número de asuntos relacionados con la adicción sobre los cuales otros esperan que una asociación mundial de drogadictos en recuperación tome posición. […] Nuestra respuesta, de acuerdo con la Décima Tradición, es que nuestros grupos y nuestra confraternidad no toman partido, ni a favor ni en contra, sobre ninguna cuestión excepto el programa de NA en sí. […]Por nuestra propia supervivencia, no tenemos opinión sobre cuestiones ajenas.

Undécima Tradición: Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción; necesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio y el cine.

La existencia de una «política» de relaciones públicas supone la importancia de un «programa» de relaciones públicas para llevar a cabo el propósito primordial de nuestra confraternidad. […] Como grupos, juntas o comités de servicio de NA, cultivamos deliberada y firmemente buenas relaciones públicas, no como un resultado casual de nuestras actividades normales, sino como una forma mejor de llevar nuestro mensaje a los adictos. […] El anonimato ayuda a no perder de vista que en nuestras relaciones públicas lo importante es el mensaje de NA, no los servidores que colaboran en IP.

Duodécima Tradición: El anonimato es la base espiritual de todas nuestras tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.

El anonimato es uno de los elementos básicos de nuestra recuperación y está presente en nuestras tradiciones y en nuestra confraternidad. Nos protege de nuestros propios defectos de carácter y quita poder a las personalidades y sus diferencias. El anonimato en acción imposibilita que se antepongan las personalidades a los principios.

Los Doce Conceptos de Servicio en NA Extractos del Texto Básico y Funciona: Cómo y por qué.

 

Dirección y Centro de Servicios Nacionales crenahon@nahonduras.org Línea de ayuda nacional

Tegucigalpa 9951-3570 San Pedro Sula 9456-0000

logooficial

populismo2
Contenidos: